Alfonso Parra

El látigo en las flores

Foto Sin carátula

El látigo en las flores

tiene el látigo un nervio que alucinas,

si pasa por los ojos y vuelve por la espalda,

marcando diferencias precisas en las piel.

Y tiene una pasión por ajustar las cuentas

y no las de los bancos mas pintados,

pero si las del cuerpo mas desvestido que te quepa.

Y tiemblan de pie los trigos exigentes,

y las amapolas se ponen pálidas;

algunas flores se quedan que enrojecen

y otras muy desmejoradas o en la ruina.

Por los altos espinos, desde la caída

de la tarde, avergonzados gorriones,

una abubilla, un saltamontes con una

mariposa, sufren ateridos. Como las

aguas que cursan el riachuelo,

como la siembra extendida en la besana.

Aviso Legal

/ © Alfonso Parra Domínguez