Alfonso Parra

Ahondamiento en la carne

Foto Sin carátula

La carne es como un vuelo que se engarza en el aire

se densa de mañanas de simas y de sombras

de embistes imprevistos que empujan y señalan

lanceos desatados

La carne es la avaricia, la dirección mas clara

es el terco empujón el borbotón triunfante

el esponjoso tacto que crece y se derrama

en atropellamiento con el centro en su sitio.

La forma de la carne es el gran desarraigo

que florece y se ahonda con sostén definido.

Más luego en un instante se enquista en la metralla

y en un abatimiento se mengua y se desploma

ese ajustado y tenso golpeo de la sangre.

¡ Con qué vuelco se pone de pronto ante los ojos

el ronco hueco abierto que perfila la herida !

Cuando la herida pone su cerco entre la carne

es la luz misma que en ella se nos va desangrando.

Porque la herida es un taladro sin vuelta

perfora hasta el veneno y se vacía en el acto.

Aviso Legal

/ © Alfonso Parra Domínguez